La primera construcción autosustentable de América Latina




La Escuela de Música y de las Artes de Rapa Nui fue planificada por el arquitecto americano Michael Reynolds bajo sus principios autosustentables. Su construcción comenzó en noviembre de 2014 cuando la academia Earthship Biotecture convocó a 100 voluntarios de todo el mundo para levantar los cimientos de lo que sería la primera Escuela de Música de Latinoamérica y la polinesia de estas características.

Luego de casi dos años de arduo trabajo de construcción y gracias al apoyo de Entel, Desafío Levantemos Chile, la Municipalidad de Isla de Pascua y la comunidad rapanui y bajo el liderazgo del ingeniero y director de Toki, Enrique Icka, se logró dar por finalizada la construcción en abril de 2016.

En el se reutilizaron 6 toneladas de plástico, 10 toneladas de cartones, 30 mil latas de aluminio, 20 mil botellas de vidrio y más de 1.500 neumáticos.

Toki cuenta con el apoyo permanente de la Fundación Mar Adentro y de la Naviera GV,recibe apoyo del Consejo de la Cultura y las Artes Valparaíso (CNCA), Coca-Cola, la Embajada Suiza en Chile, la oficina de Isla de Pascua de LAN, Caja Los Andes, Morpho, Audiomúsica, la corporación Arte + y muchísimas personas naturales y empresarios que creen que es posible construir una nueva realidad para Rapa Nui.

Este edificio hoy alberga a las diferentes disciplinas que impulsa la Escuela de Música y de las Artes de Rapa Nui. En su terreno se levanta una granja ancestral donde se realiza educación medioambiental y rescate cultural a través de la enseñanza de técnicas ancestrales de cultivo.

Esta edificación cuenta con sistema de cisternas para la reutilización de aguas lluvia, paneles solares y celdas botánicas para la reutilización agrícola de los desechos orgánicos.

Soñamos con una Isla 100% sustentable, es por ello que impulsamos la construcción autosustentable que da solución a problemas de basura, alcantarillado, energía y agua potable.

La construcción de la Escuela fue reconocida en diciembre del 2015 con el premio “Recyclapólis”, otorgado por El Mercurio y la Pontificia U. Católica de Chile a aquellos proyectos de mayor impacto Medio Ambiental.